Barcelona incrementará las multas a coches que circulen por el carril bus

08/02/2017, El País, Clara Blanchar

El Ayuntamiento de Barcelona quiere conseguir aumentar la velocidad a la que los autobuses circulan por el carril bus. Una velocidad que en los últimos meses ha disminuido hasta 12,09 kilómetros por hora y que está lejos de la de otras ciudades europeas, donde circulan a entre 14 y 15 kilómetros por hora. El Consistorio recuperará el vehículo que hace fotos a los turismos y motos que circulan por el carril destinado a los autobuses o taxis. El coche, está autorizado por la Guardia Urbana, que recibe las fotos que hace y tramita las multas. Aparcar en el carril bus supone una multa de hasta 200 euros; y circular, de hasta 90. El año pasado se pusieron más de 6.000 sanciones.

Además del coche que recorrerá la red del bus, el Ayuntamiento instalará radares en puntos donde ha detectado constantes invasiones del carril, como la plaza de Alfons Comín, los accesos a la plaza de España o los cruces de la Diagonal en el entorno de la Zona Universitaria. "La trama de Barcelona es muy densa y necesitamos que el transporte público sea respetado, por fluidez, y también por la inseguridad que supone hacer cambios de carril inadecuados", ha defendido la concejal de Movilidad, Mercedes Vidal. Además del coche y los radares para detectar infracciones, el consistorio también quiere mejorar las frecuencias semafóricas para que los buses circulen más deprisa.

En vistas al medio plazo, y sobre todo coincidiendo con la implantación de la última fase de la red ortogonal de bus, el Consistorio también quiere ampliar los kilómetros de carril bus: ahora solo 163 del total de 870 kilómetros que recorren los buses tienen carril propio. Vidal no ha dado ninguna cifra de incremento.

La rueda de prensa en la que Vidal presentó estas novedades reveló el conflicto por el espacio público que existe entre los diferentes transportes: el transporte público, el coche privado, las bicis (cuya red está previsto triplicar) y el futuro tranvía en el tramo central de la Diagonal, que poco o mucho afectará al resto. Un sudoku al que cabe sumar los cortes de tráfico que se derivarán de la implantación de nuevas superilles. "La red es la que es", manifestó la concejal, que no pierde ocasión para recordar que el grueso, 2.000 kilómetros, corresponde al coche privado.




<
© 2017 - Multalia Servicios Jurídicos S.L. | info@multalia.com